NO PODEMOS, NO DEBEMOS

Ya parece que vamos viendo un poco de luz al final de ese terrible túnel que hemos recorrido completamente a ciegas pero JUNTOS

Esa unidad que todo lo improbable lo convierte en sencillo,  y en que lo imposible cuesta algo más de trabajo. Si, UNIDOS  aunque nos pidieran lo que podría parecer todo lo contrario.

Nos pedían que nos separáramos, que guardáramos las distancias con nuestros seres más queridos, que nos acostáramos cada noche soñando con recibir ese beso de consuelo de nuestros padres o abuelos que nunca llegaba, con la necesidad absoluta de realizar el gesto más natural en el ser humano….abrazarnos,  y no podíamos.

Cada día que ha transcurrido durante este camino en el desierto nos ha puesto a prueba, ha sacado lo mejor de cada uno de nosotros para convertirlo en una fuerza inigualable en pos de la victoria final ante un enemigo de la humanidad, de todo lo que hemos construido, de todo y de todos  los que amamos, de lo que da sentido a nuestras vidas.

Tendremos una deuda para siempre con aquellos que, con solo el arma del amor por sus semejantes, se lanzaron a esa lucha final arriesgando sus propias vidas. Nunca me lo hubiera imaginado. Nunca me hubiera creído que en un mundo tan individualista, tan egoísta con nuestro planeta, tan poco consciente de nuestras propias miserias, pudieran surgir tantos miles de héroes de la noche a la mañana. Tantas personas que se negaron a que nos pudiera pasar algo, no mientras ellos estuvieran de guardia.

Todos debemos recordar que cuando más negro lo teníamos, ellos salieron para defendernos. Pero esas personas están en cada una de nuestras casas. Son nuestras madres y nuestros padres, unos son Sanitarios, otros atendiendo en las Residencias de Ancianos, otros transportando nuestro sustento diario, otros desde los supermercados, otros velando por nuestra seguridad en las calles y plazas….Todas las personas que han hecho posible que a día de hoy podamos decir que VENCEREMOS….. TODOS JUNTOS VENCEREMOS.

Cuando volvamos a las canchas, cuando nos levantemos esa mañana donde nos parecerá que todo fue una pesadilla, acordaros sobre todo de aquellos que en el camino perdieron a sus seres queridos. De aquellos que cuando levanten la vista hacia la grada ya no pueda contar con la presencia de sus abuelos, de sus padres, de aquellos familiares que les acompañaban a los partidos y siempre tenían una palabra de aliento o de consuelo. De aquellos que nos abrazaban en las victorias y sobre todo en las derrotas y que en muchos casos no pudieron ni despedirse de nosotros. AQUELLOS QUE SIEMPRE ESTARÁN CON NOSOTROS EMPUJANDONOS A SER LOS MEJORES JUGADORES DEL PARTIDO DE LA VIDA. Que cada uno salte a la cancha en su primer partido elevando su mirada y dedicándoles su primera canasta.

Pero ahora no podemos flaquear. Se lo debemos a todos ellos. Es nuestra hora. Es la hora de los que nos quedamos en casa, aquellos que grabamos videos, aquellos que salíamos a nuestros balcones a aplaudir a las 8 de la tarde, aquellos que enviamos felicitaciones a nuestros niños, aquellos que utilizaron las redes sociales para emitir mensajes de unión y solidaridad…..aquella infantería que estaba en la reserva para dar la estocada final.

No, no podemos flaquear con irresponsabilidades que limiten en el tiempo nuestra victoria. Que obliguen a volver a realizar el esfuerzo inmenso que han realizado los que luchaban en primera línea. No debemos, no podemos olvidarnos de todos los consejos que nos emiten desde todos los medios nuestras autoridades. No debemos, no podemos desde nuestra capacidad individual echar la culpa al vecino de al lado. No debemos, no podemos  echar la culpa al “otro” de lo que yo mismo incumplo. No debemos, no podemos agruparnos en los parques, calles, plazas… y volver a casa sin un análisis de lo que hemos hecho.

No podemos, no debemos dejar en saco roto tanto sacrificio de tanta y tanta persona que dieron por nosotros su salud y algunos hasta su propia vida.

Estoy convencido que sois esa gente maravillosa que pertenece a este Club y que cumpliréis cada uno con vuestro deber y que gracias a ello muy pronto nos volveremos a ver.

Y recordemos siempre quien fueron los “buenos” en esta película. Quien se negó a que os pasara algo durante su guardia.   

Javier Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s