Hasta pronto…

Esta temporada se puede resumir en dos simples palabras: Orgullo y sacrificio. Porque estamos muy orgullosos del club que tenemos, muy orgullosos del pueblo en el que estamos y muy orgullosos de los chicos y chicas que pisan el Jesús España. Porque todo esto ha hecho que hayamos conseguido una temporada casi de 10, con todos nuestros equipos rindiendo a un nivel excepcional. Y esto ha sido por el sacrificio que asumimos todos los que pertenecemos a este club, porque no es fácil con todos los condicionantes que tenemos, alcanzar este nivel. Hemos solventado todos los problemas que han ido surgiendo durante la temporada, y solo la unión y la pasión por este club, del que todavía hay gente que se sigue preguntando qué es eso del Valde qué???, ha logrado completar una magnífica campaña.
Una temporada donde se han incorporado varios nuevos entrenadores, algunos viejos conocidos del club y otros que venían sin saber lo que se iban a encontrar, pero que han encontrado su hueco en nuestro club sabiendo captar ese sentimiento de club e imprimiéndoselos a sus equipos. Una temporada donde el Jesús España ha cobrado una importancia vital, donde nuestros rivales se han visto obligados a dar al 100% para arrancarnos una victoria, sintiéndonos tremendamente arropados por una grada que no ha dejado de empujar en cada encuentro a pesar del duro invierno que todos sufrimos.

Durante estos 10 meses el sacrificio ha sido de vital importancia, sin duda por parte de todos. A veces se habla en las crónicas de la importancia de que se disfrute de este maravilloso deporte, y eso mismo es lo que hace que todo lo demás pueda pasar a segundo plano y se saque lo mejor que se tiene para pelear contra los inconvenientes.

Mención aparte merecen los equipos femeninos que no paran de crecer y ya van cumpliendo los objetivos que nos propusimos a través de un plan de actuación a largo plazo que persigue mantener una estructura de equipos femeninos, donde la temporada que viene puede llegar a culminarse y empezar a darnos grandes alegrías.


Todo esto tiene un denominador común que son, Valdemoro y baloncesto, una suma de dos factores que siempre han creado una combinación muy buena. Porque la raíz de nuestro club está en el kilómetro 27 de la carretera de Andalucía (y algunos que vienen de algún sitio cercano), pero nuestra esencia reside aquí, no hace falta salir al mercado a comprar ningún producto cuando en tu propia tierra, con un poco de sacrificio, puedes desarrollar y trabajar todo aquello que nos hace sentirnos muy orgullosos.
Porque esto es y seguirá siendo Valdemoro, una familia unida por la pasión del baloncesto.
Nos vemos en Septiembre.

#123Valdemoro!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s